Cuéntame un cuento - "DANI Y LA TECNOLOGÍA", por Javier Díaz (2º C)

Escrito por ostippobiblioteca 21-05-2016 en Creatividad literaria. Comentarios (0)

Érase una vez un niño llamado Dani. Él era bueno en los estudios y también era bueno en los deportes. Todo el mundo lo quería porque era muy buena persona y solo tenía 5 años.

En primero de primaria con 6 años empezó a ir o entrenar al fútbol, sus padres estaban muy contentos porque era muy bueno, él marcaba en casi todos los partidos que jugaba uno o dos goles. Dani, como todos los niños de su edad veía lo tele y jugaba o algún juego.

En segundo seguía jugando al fútbol y seguía sacando muy buenas notas y los fines de semana salía con sus amigos al parque con algún padre de sus amigos. Todos sus amigos tenían alguna maquinita como lo wii, lo nintendo... Dani le pedía todos los años a sus padres por su cumpleaños una de esas máquinas, pero nunca se lo regalaban y como no lo conseguía se lo pedía a los Reyes Mogos y a Papá Noel pero no se lo regalaban nunca.

En tercero empezó o interesarse por lo música y comenzó a tocar lo guitarra. Al año siguiente también empezó o tocar el piano.

En quinto se interesó por el cómo y el porqué de las cosas y decía:

-Mamá, papá, de mayor quiero ser investigador de los cosas chulos que hay ahora y cómo se hacen.

Un día en sexto, llevaron uno de los mejores ordenadores que había hasta el momento. Ese día le empezó o gustar lo tecnología. Le dijo o su madre que le apuntara a clases de tecnología e informática.

Fueron pasando los días y cada vez se relacionaba menos con las personas, con sus amigos y con su familia. Sus podres empezaron o preocuparse por é1.

Cuando Dani tenío 11 años, nació su hermana María. El no hacía caso a su hermana y decía que prefería estar en su habitación jugando con lo que fuese o estar con su hermana.

Sus padres estaban muy tristes y preocupados así que decidieron quitarle todas las máquinas que él tenía. Eso no funcionó y le quitaron las clases de informática y tecnología. Vieron que tampoco funcionaba y que su conducta hacia los demás iba empeorando cada día más y más. Desesperados los padres decidieron llevarlo a un psiquiatra paro ver si conseguía algo más que los padres.

Al cabo de los años se fue quedando sin amigos y Dani se dio cuenta de lo que le había pasado. Dani lo perdió todo menos su familia.

Su hermana confió en é1.

Dani ya tenía 18 años cuando se dio cuenta de lo que le había pasado. Dani comenzó a ir a la universidad. Pensó empezar de nuevo y hacer amigos y juró que no volvería o engancharse a lo tecnología nunca más. El seguía yendo al psiquiatra para que se desenganchara por completo.

En lo universidad, Dani se apuntó a ingeniero porque desde pequeño había querido serlo.

Estaba muy interesado pero debido a la tontería de que se enganchó a los máquinas repitió segundo de ESO y no tenía la suficiente nota como para hacer esa carrera. Estaba tan triste que no sabía qué hacer.

Su hermana ya con 8 años decidió animarlo y le dijo:

-Hermano, sí no lo intentas y te quedas aquí sentado seguro que no lo conseguirás nunca, así que levántate y ve a sacarte el graduado de la E.S.O. Cuando te lo saques seguro que todo será más fácil de lo que crees, pero si te quedas parado seguro que no lo conseguirás ni en tus sueños.

Dani se dio cuenta y se dijo a sí mismo:

-Esta vez no me voy o dejar viciar por las máquinas de ahora y voy a conseguir lo que siempre he querido ser desde pequeño y esta vez lo voy a conseguir y nada me lo va a impedir.

María estaba muy contenta porque había conseguido que hiciera lo que siempre ha querido ser. Dani estaba motivado para conseguir lo que desde que era un crío había soñado con ser.

Ese año Dani se esforzó al máximo poro conseguir sacarse la E.S.O.

Estuvo todos los días estudiando para sacar buena nota. Sus padres cada vez confiaban más en él y estaban muy orgullosos de sus hijos.

Dani empezó a sacar ochos y nueves en todos los exámenes e hizo muchos amigos nuevos con los que todos los fines de semana salía. Ese año se sacó la E.S.O. Y con la suficiente nota como para ser ingeniero. María había cumplido recientemente los 9 años y sacó todo sobresaliente y notable en cuarto de primaria. Sus padres habían recuperado la confianza en ellos.

Doni cumplió 2l años y ya en lo universidad pudo estudiar lo que quería. Durante los 7 años que estuvo estudiando se lo pasó en grande con los amigos que hizo. Dani sabía informática de cuando era pequeño y cuando se sacó lo carrera también podía arreglar ordenadores, también sabía hacer cosas de madera, de metal...

Lo que aprendió de pequeño le ayudó mucho para poder sacarse lo carrera.

María en la E.S.O. tuvo un tropiezo y dijo que lo iba a dejar a los 16 años. Doni se acordó de lo que le ayudó ella cuando creía que todo se había acabado, así que decidió ayudarla. Cuando tuvo lo ocasión, Dani le dijo:

-Una vez un pajarito me dijo que si me deprimía por un solo error que tuviera, que no iba conseguir lo que quería ni en sueños, pero si me levantaba y seguía adelante y me esforzaba al máximo seguro que lo conseguía.

-Tienes razón hermano, voy a esforzarme y lo voy conseguir. Gracias.

Dani se sintió orgulloso de lo que había conseguido y eso lo motivó aún más para seguir haciendo lo que a él más le gustaba.

Una vez, le llevaron uno de los mejores ordenadores del mundo hasta el día. Los que se lo llevaron habían contratado a muchos informáticos de primera y ninguno lo consiguió arreglar. Se lo llevaron a Dani gracias a su hermano María. Lo único que Dani hizo fue apretar un tornillo muy pequeño y comenzó a funcionar.

El dueño del ordenador le dio mil gracias por haberlo arreglado.

-¿Cuánto es lo que le debo?

-Son mil euros por favor.

-¡¡COMO!! 1.000€ por apretar un pequeño tornillo. Vale que el ordenador cuesta 10 millones de euros pero, 1.000 €. ¡¡IMPOSIBLE!!

Pago lo mismo o una persona por trabajar un mes. Para que yo te lo pague me tienes que mandar la factura y te lo pagaré.

Al día siguiente le llegó lo factura y él lo pagó sin rechistar. Lo factura decía:

Por apretar un tornillo

1€

Por saber que tornillo apretar

999€

Dani a partir de ese momento se inventó un lema:

-Se paga por lo que se sobe hacer, no por lo que se hace.

Dani se ganó lo vida con la ingeniería y la informática y su hobby fue tocar la guitarra, el piano y los fines de semana ir a echar una pachanga de fútbol con los amigos.

María fue maestra de inglés en el colegio al que iba de pequeña y su hobby fue pintar cuadros.

Su padre era carpintero y pintor. Su hobby era irse al bar con los amigos o tomar cervezas y tapas mientras jugaban al dominó.

Lo madre se ganaba lo vida de maestra en el instituto de sus hijos. Su hobby era coser jersey para sus nietos José, David, Natalia y Cristino.


FIN