Blog de ostippobiblioteca

Cuéntame un cuento

Cuéntame un cuento: "UN PADRE Y UNA MAQUINA DE COSER", por Belén García (3º A)

Escrito por ostippobiblioteca 02-06-2016 en Creatividad literaria. Comentarios (0)

UN PADRE Y UNA MAQUINA DE COSER.

Todo comenzó en una bonita ciudad de Alemania donde habitaba una pequeña familia la que poseía mucho dinero y poder sobre esa ciudad tan grande llamada Berlin.

Aquella familia constaba de cuatro personas, un padre, su mujer, un niño llamado Tomy y una niña llamada Lucía y a la que también llamaban la pequeña Lucy.

Este chico de 15 años era alto, delgado, moreno y de ojos verdes aunque tenía un defecto y era que no le gustaba estudiar y menos aun la tecnología y los mecanismos.

Tomy crecía y crecía y cada año que pasaba le iba mejor en la vida ya que poseía mucho dinero y era adorado en toda la ciudad.

A los diecisiete años conoció a una chica bellísima y bastante lista de la que se enamoro perdida mente e intento conquistarla de todas las maneras posibles. Al tiempo esa chica comenzó a fijarse en el y los dos juntos empezaron una relación de novios a los que le fue genial ya que se casaron a los cinco años después.

Un día de primavera sin esperarlo la chica le dijo a su esposo que iban a ser padres de una chica preciosa. El hombre fascinado se quedo sin palabras y la abrazo con todas sus fuerzas.

Nació la niña a la que le pusieron Helena y cada día era más guapa y alegre.

Al cumplir siete años Helena le pidió a su padre una maquina de costura echa por el.

El padre al principio creía que era un simple capricho y le hizo mucho caso pero veía como la chica cada día le preguntaba que si lo había acabado.

Tomy al ver a su hija tan entusiasmada se puso manos a la obra y busco en internet la manera de hacerla y encontró que tenía que hacer un cigüeñal. Hay se dio cuenta que todos esos años de tecnología los había desaprovechado.

Día a día ese padre enamorado de su pequeña le pudo construir una maquina de coser con mucho trabajo y esfuerzo.

Al fin logro acabar esa maquina de coser pintada de rosa con una flor a cada lado y de la que estaba tan orgulloso por la dedicación y entusiasmo que le había puesto.

En ese momento en el que a su hija le salió una gran sonrisa

se dio cuenta de que todos esos años perdidos habían sido un gran error y de que un padre por una hija va al fin del mundo aunque le cueste la vida.


Cuéntame un cuento - "DANI Y LA TECNOLOGÍA", por Javier Díaz (2º C)

Escrito por ostippobiblioteca 21-05-2016 en Creatividad literaria. Comentarios (0)

Érase una vez un niño llamado Dani. Él era bueno en los estudios y también era bueno en los deportes. Todo el mundo lo quería porque era muy buena persona y solo tenía 5 años.

En primero de primaria con 6 años empezó a ir o entrenar al fútbol, sus padres estaban muy contentos porque era muy bueno, él marcaba en casi todos los partidos que jugaba uno o dos goles. Dani, como todos los niños de su edad veía lo tele y jugaba o algún juego.

En segundo seguía jugando al fútbol y seguía sacando muy buenas notas y los fines de semana salía con sus amigos al parque con algún padre de sus amigos. Todos sus amigos tenían alguna maquinita como lo wii, lo nintendo... Dani le pedía todos los años a sus padres por su cumpleaños una de esas máquinas, pero nunca se lo regalaban y como no lo conseguía se lo pedía a los Reyes Mogos y a Papá Noel pero no se lo regalaban nunca.

En tercero empezó o interesarse por lo música y comenzó a tocar lo guitarra. Al año siguiente también empezó o tocar el piano.

En quinto se interesó por el cómo y el porqué de las cosas y decía:

-Mamá, papá, de mayor quiero ser investigador de los cosas chulos que hay ahora y cómo se hacen.

Un día en sexto, llevaron uno de los mejores ordenadores que había hasta el momento. Ese día le empezó o gustar lo tecnología. Le dijo o su madre que le apuntara a clases de tecnología e informática.

Fueron pasando los días y cada vez se relacionaba menos con las personas, con sus amigos y con su familia. Sus podres empezaron o preocuparse por é1.

Cuando Dani tenío 11 años, nació su hermana María. El no hacía caso a su hermana y decía que prefería estar en su habitación jugando con lo que fuese o estar con su hermana.

Sus padres estaban muy tristes y preocupados así que decidieron quitarle todas las máquinas que él tenía. Eso no funcionó y le quitaron las clases de informática y tecnología. Vieron que tampoco funcionaba y que su conducta hacia los demás iba empeorando cada día más y más. Desesperados los padres decidieron llevarlo a un psiquiatra paro ver si conseguía algo más que los padres.

Al cabo de los años se fue quedando sin amigos y Dani se dio cuenta de lo que le había pasado. Dani lo perdió todo menos su familia.

Su hermana confió en é1.

Dani ya tenía 18 años cuando se dio cuenta de lo que le había pasado. Dani comenzó a ir a la universidad. Pensó empezar de nuevo y hacer amigos y juró que no volvería o engancharse a lo tecnología nunca más. El seguía yendo al psiquiatra para que se desenganchara por completo.

En lo universidad, Dani se apuntó a ingeniero porque desde pequeño había querido serlo.

Estaba muy interesado pero debido a la tontería de que se enganchó a los máquinas repitió segundo de ESO y no tenía la suficiente nota como para hacer esa carrera. Estaba tan triste que no sabía qué hacer.

Su hermana ya con 8 años decidió animarlo y le dijo:

-Hermano, sí no lo intentas y te quedas aquí sentado seguro que no lo conseguirás nunca, así que levántate y ve a sacarte el graduado de la E.S.O. Cuando te lo saques seguro que todo será más fácil de lo que crees, pero si te quedas parado seguro que no lo conseguirás ni en tus sueños.

Dani se dio cuenta y se dijo a sí mismo:

-Esta vez no me voy o dejar viciar por las máquinas de ahora y voy a conseguir lo que siempre he querido ser desde pequeño y esta vez lo voy a conseguir y nada me lo va a impedir.

María estaba muy contenta porque había conseguido que hiciera lo que siempre ha querido ser. Dani estaba motivado para conseguir lo que desde que era un crío había soñado con ser.

Ese año Dani se esforzó al máximo poro conseguir sacarse la E.S.O.

Estuvo todos los días estudiando para sacar buena nota. Sus padres cada vez confiaban más en él y estaban muy orgullosos de sus hijos.

Dani empezó a sacar ochos y nueves en todos los exámenes e hizo muchos amigos nuevos con los que todos los fines de semana salía. Ese año se sacó la E.S.O. Y con la suficiente nota como para ser ingeniero. María había cumplido recientemente los 9 años y sacó todo sobresaliente y notable en cuarto de primaria. Sus padres habían recuperado la confianza en ellos.

Doni cumplió 2l años y ya en lo universidad pudo estudiar lo que quería. Durante los 7 años que estuvo estudiando se lo pasó en grande con los amigos que hizo. Dani sabía informática de cuando era pequeño y cuando se sacó lo carrera también podía arreglar ordenadores, también sabía hacer cosas de madera, de metal...

Lo que aprendió de pequeño le ayudó mucho para poder sacarse lo carrera.

María en la E.S.O. tuvo un tropiezo y dijo que lo iba a dejar a los 16 años. Doni se acordó de lo que le ayudó ella cuando creía que todo se había acabado, así que decidió ayudarla. Cuando tuvo lo ocasión, Dani le dijo:

-Una vez un pajarito me dijo que si me deprimía por un solo error que tuviera, que no iba conseguir lo que quería ni en sueños, pero si me levantaba y seguía adelante y me esforzaba al máximo seguro que lo conseguía.

-Tienes razón hermano, voy a esforzarme y lo voy conseguir. Gracias.

Dani se sintió orgulloso de lo que había conseguido y eso lo motivó aún más para seguir haciendo lo que a él más le gustaba.

Una vez, le llevaron uno de los mejores ordenadores del mundo hasta el día. Los que se lo llevaron habían contratado a muchos informáticos de primera y ninguno lo consiguió arreglar. Se lo llevaron a Dani gracias a su hermano María. Lo único que Dani hizo fue apretar un tornillo muy pequeño y comenzó a funcionar.

El dueño del ordenador le dio mil gracias por haberlo arreglado.

-¿Cuánto es lo que le debo?

-Son mil euros por favor.

-¡¡COMO!! 1.000€ por apretar un pequeño tornillo. Vale que el ordenador cuesta 10 millones de euros pero, 1.000 €. ¡¡IMPOSIBLE!!

Pago lo mismo o una persona por trabajar un mes. Para que yo te lo pague me tienes que mandar la factura y te lo pagaré.

Al día siguiente le llegó lo factura y él lo pagó sin rechistar. Lo factura decía:

Por apretar un tornillo

1€

Por saber que tornillo apretar

999€

Dani a partir de ese momento se inventó un lema:

-Se paga por lo que se sobe hacer, no por lo que se hace.

Dani se ganó lo vida con la ingeniería y la informática y su hobby fue tocar la guitarra, el piano y los fines de semana ir a echar una pachanga de fútbol con los amigos.

María fue maestra de inglés en el colegio al que iba de pequeña y su hobby fue pintar cuadros.

Su padre era carpintero y pintor. Su hobby era irse al bar con los amigos o tomar cervezas y tapas mientras jugaban al dominó.

Lo madre se ganaba lo vida de maestra en el instituto de sus hijos. Su hobby era coser jersey para sus nietos José, David, Natalia y Cristino.


FIN


Cuéntame un cuento - "ALGO MÁS QUE UN E-MAIL", por Carmen López Pachón (2º C)

Escrito por ostippobiblioteca 18-05-2016 en Creatividad literaria. Comentarios (0)

Bueno chicos ya sabéis, el lunes a 2ª hora tenemos el examen de recuperación del curso, os recomiendo que... -Dice la maestra de tecnología.

Empieza a sonar el timbre y todos los alumnos se levantan colocándose las mochilas a sus espaldas.

-Bueno Pablo, este fin de semana no nos veremos, así que ¡a descansar! -Dice Clara.

-Sí..., encerrado en mi habitación estudiando, voy a descansar yo mucho Clara

-¡Verdad! Bueno pues que sea leve. Hablamos por Whatsapp, que me está esperando mi padre.

-Vale, ¡adiós Clara!-Se despide Pablo.

Clara sube al coche, le da dos besos a su padre y empiezan a hablar de camino a casa.

-¿Cómo te ha ido el día hija? ¿Cansada? -Pregunta su padre.

- Pues sí, cómo todos los demás, pero sabiendo los que me espera estos días me pongo mala.

-Bueno poco a poco, pero si hubieras empezado antes a estudiar, no estarías así. -Le comenta su padre.

-¡No empieces otra vez, bastante tendré que escuchar ahora a mamá para que me regañes tú también !

- Es que tengo la razón, Clara.

Llegan a su casa, suelta la mochila en su cuarto, y se sienta a comer con su hermano y sus padres.

-¿Qué te pasa Clara? -Pregunta su madre preocupada.

-Nada.

-Se ha mosqueado, porque le he dicho, que si hubiera empezado a estudiar no estaría así de agobiada. -Comenta el padre.

-Dejadme ya. Yo soy la que tengo el examen y soy yo la que tengo que estudiar, ¡callarse ya!

Deja su plato sobre la mesa y se encierra en su habitación de estudio.

- Hola Pablo.

- ¡Hola!

- ¿Tienes algo que hacer esta tarde?

- Estudiar solo. ¡Por qué?

- Por si te quieres venir a mi casa y así estudiamos juntos

- Claro, ¿a qué hora?

- ¿16:30?

- Perfecto, luego nos vemos.

Clara coge el portátil, y para entretenerse mientras llega su amigo se mete en su cuenta de instagram, cosa que no consigue.

En la pantalla le sale una pestaña, que indica que no puede utilizar dicha cuenta por motivos técnicos.

Se extraña y decide meterse en su twitter y se repite la misma situación.

Justo llega Pablo.

-¡Buenas! ¿Qué haces?

-Tío, ven mira lo que me pone.

Pablo y Clara observan la pantalla.

-Qué casualidad, a mí también me ha pasado lo mismo, viniendo para tu casa.

-No sé, lo mejor será que lo dejemos y nos pongamos a estudiar, luego lo vemos. -

Dice Clara mientras pulsa el botón de "Suspender".

-¿Te sabes algo? Yo los últimos temas sí, porque como son más recientes, me suenan. ¡Mira!

Pablo saca su libreta de apuntes y le enseña a Clara el índice.

-Las estructuras, es el tema que mejor me sé, la madera y los metales también, pero los primeros temas... ¡Ni me los he leído!

-Vaya, yo voy así así... Pero me pasa lo contrario que a ti, me sé muy bien los primeros, pero los últimos... ¡puff!

-Podemos hacer una cosa, te ayudo con los últimos temas y tú a mí con los primeros.

-¡Vale!, buena idea.

-Vamos a empezar. ¿Dime qué es una estructura?

-Es un conjunto de elementos dispuestos ordenadamente con la finalidad de soportar pesos y fuerzas externas, a la vez que da la forma y protege al objeto al que pertenece.

-Perfecto, ahora pregúntame tú a mí lo que quieras.

-A veer.... ¿Qué es el hardware?

-Puff... ¡Ahhh ya! Constituye la parte lógica formada por los programas que proporcionan las instrucciones y los datos para que...

-¡Pablo! Eso es el software. El hardware es la parte física del ordenador, que está constituida por todos los componentes del equipo electrónico.

-¡Es verdad ! Tengo un lio, ahora me toca...

En ese momento, suena un aviso, en el portátil de Clara. Levanta la pantalla y ven

que ha recibido un email. Lo abre y en él pone:

<< ¡AVISO! Sus cuentos de instagram, facebook y twitter, se cierran temporalmente, debido o problemas técnicos. Si deseo, ser informado sobre este asunto, pinche en la siguiente página. >>

http:/www.google.es/search/problema_cuenta_ajustes00037891ha2jdn@hi8EouaGo)FleEu

Disculpe las molestias. Att: Servidor de Google

Minutos más tardes, en el móvil de Pablo recibe el mismo mensaje.

-¡Entramos? ¿O será un virus?

-Yo no voy a entrar.

-Yo sí, porque quiero recuperar mis cuentas.

Pablo pica sobre el enlace y se abre una página, en ella sale una pestaña que dice:

<<Gracias, por pinchar, o continuación, tendrás que resolver este cuestionario y finalmente recuperarás tus cuentos. Eso sí, si fallas se borrarán. >>

Cierran el mensaje y tras permanecer en silencio varios segundos, le pregunta a Clara.

-¿La habré liado?

- No sé, vamos a hacerlo y a ver lo que pasa.

- Vale.

Tras leer el último mensaje, le salen las típicas preguntas de: ¿cuántos años tienes?, ¿dónde vives?...

Pero en cambio, en la pregunta 8, cambia. Y pregunta:

-¿Qué es el FSC?

Pablo y Clara se miran extrañados.

-Me suena mucho esas siglas, pero no sé de qué.

-Y mí. Pero no podemos fallar. -Dice Pablo preocupado.

-Ya lo tengo, es el Consejo Administrador de los Bosques, concedían un certificado especial a las maderas bien gestionadas, lo pregunten, ¿no?

-Es verdad, no sé vamos a probar.

Tras escribir la respuesta, ven como sale el "tic" verde indicando que la pregunta es correcta.

-¡Qué raro! ¡Cómo sea un virus! -Dice Pablo un poco alterado.

-Ya no nos podemos salir y yo quiero recuperar mi cuento.

La siguiente pregunta es:

¿Para qué sirve lo lija?

-Esa también la sé, para afinar los bordes, eliminando astillas o defectos.

Lo escribe y... "tic" verde, correcto.

-A lo mejor, ha recogido mi historial, como estos últimos días me he estado metiendo en páginas relacionadas con tecnología para el examen, pues será para ver si soy yo realmente. Pero a mí me da igual, yo quiero mis cuentas, ya.

-Y yo también.

Tras resolver una decena de preguntas, consigue terminar el cuestionario y acceder a las cuentas.

-¡Qué bien!

-Sí, qué bien pero son las 10 y mañana tenemos el examen y con la tontería de las cuentas, hemos repasado poco. -Dice Clara muy agobiada.

-Bueno me voy a ir a mi casa que mi madre estará esperándome para cenar.

-Sí, anda vete, ¡que se va a enfadar!

-Adiós, Clara. ¡Gracias!

-A ti, adiós.

Se despiden y después de cenar, cada uno vuelve a repasar para el examen.

En la cena, Clara les contó a sus padres lo que había pasado.

-Nos ha pasado hoy una cosa más rara a Pablo y a mí.

-¡No me asustes hija! -Dice su madre preocupada.

-Nos han enviado el mismo mensaje, y nos han bloqueado las cuentas de instagram, facebook y twitter. Y para desbloquearlas hemos tenido que contestar a unas preguntas, y eran muy raras. Algunas de tecnología.

-Esperemos que no sea un virus.

-Pues sí, me voy a repasar. Buenas noches.

-Adiós. -Responden sus padres.

Al día siguiente toda la clase estaba muy nerviosa por el examen y más aún cuando Pablo y Clara le contaron a sus compañeros lo sucedido la tarde anterior. Lo extraño fue cuando toda la clase respondió que ellos también le habían llegado esos mensajes.

En ese momento entró la profesora, sonriendo, más de lo normal. Y dijo:

-Buenos días chicos, os veo un poco alterados, ¿no? ¿Es por que ayer os bloquearon las cuentas de vuestras redes sociales y os enviaron un email algo peculiar?

-¿Cómo lo sabes? -Preguntó el más valiente

-Porque fui yo, bloqueé vuestras cuentas y creé ese cuestionario para ver si repasabais un poco de mi materia a la vez que intentabais salvar vuestra cuenta.

Porque sé, que más de uno no habría ni abierto el libro y por miedo a fallar la pregunta, lo abrió. La suerte que tenéis es que en el examen os he puesto las mismas preguntas. Así que espero que os acordéis y saquéis buena nota.

Nadie podía hablar, nadie se lo esperaba pero eso sí, nadie suspendió el examen.

Por el miedo de fallar y responder mal, para que no se borraran sus cuentas, los alumnos se habían preocupado de buscar la pregunta y como recompensa su aprobado en el examen y sus queridas redes sociales sanas y salvas.

FIN


Cuéntame un cuento - "LA MÁQUINA DE LOS SUEÑOS", por Claudia Porras Machuca (2º C)

Escrito por ostippobiblioteca 18-05-2016 en Creatividad literaria. Comentarios (0)

Esta es la bonita historia de Antonio, un chico que aunque a su edad sólo debería haberse preocupado de jugar y pasarlo bien con los otros niños y niñas, se desvivía por ayudar a los demás, especialmente a los más desfavorecidos. Intentaba que todos solucionaran sus problemas y siempre obtenían buenos resultados.

La vocación de Antonio empezó a los ocho años, cuando un día jugando delante de su casa vio que estaba el hijo de la vecina llorando porque no podía bajar de un árbol al que se había subido. Antonio, ni corto ni perezoso, trepó por el árbol y ayudó al chico a bajar. Todo el mundo se quedó maravillado con la actuación de Antonio.

En el colegio, Antonio llegó más allá y a una chica que estaba desplazada del grupo, consiguió que fuera aceptada por todos y todas e incluso que los demás la escucharan a la hora de tomar cualquier decisión.

Un día Antonio le comentó a su maestra de tecnología que tenía en mente la construcción de un "artilugio para conseguir hacer realidad cualquier sueño", y aunque la maestra se sorprendió mucho con la idea del principio, al final accedió a ayudarle puesto que Antonio lo tenía todo muy claro y esa máquina debería funcionar cuanto antes.

Se pusieron manos a la obra en el taller de tecnología del Instituto y en poco más de dos meses la máquina estaba construida, con lo cual ya solo quedaba echarla a andar para que los sueños se hicieran realidad.

Entre todos decidieron hacer una máquina de bolas de cristal casera, que consistía en guardar una bola en casa para besarla todas las noches y pedirle nuestro deseo y así fue como sucedió.

Para fabricarla utilizaron diferentes materiales como:

un atomizador, tapones, un broche, papel de aluminio, cartulina, corcho, dos rollos de papel, cúter, exacto, tijeras, regla, lápiz, compás, una vela, pistola de silicona, temperas, paleta, pinceles, cola y lo más importante "las bolitas mágicas".

Así la hicieron:

Trazaron un círculo con el compás sobre el cartón, le quitaron el palo al atomizador y trazaron la medida de éste y otro mayor sobre el círculo principal y así hicieron tres iguales. Cogieron una de ellas y la trazaron sobre corcho para recortarla y pegarle dos, arriba y abajo. Colocaron el atomizador dentro. Tomaron las medidas del grosor y trazaron en la cartulina procurando que quedase en medio y aumentando varios milímetros de cada lado. Posteriormente la cortaron y luego trazaron la línea de los dobletes con la parte posterior del cúter. A continuación, hicieron unos pequeños cortes a los lados para facilitar el momento de pegar la pieza. Este proceso lo hicieron tanto en la parte superior como en la inferior. Sacaron el palo y forraron todo con papel de aluminio. Con el exacto y la vela cortaron la parte superior del tapón y lo colocaron en el atomizador. Trazaron dos piezas cuadradas, una mayor que otra y cuatro con forma de trapecio. En la pieza pequeña trazaron la capa de la base en el medio. Luego, cortaron un rollo de papel y lo pegaron sobre la pieza pequeña. Cogieron otro rollo de papel y lo cortaron para obtener dos pies.

Una vez que tenían todas las piezas, ¡comenzaron a montar la máquina! Pegaron los pies y los pegaron sobre la pieza grande cuadrada. Cogieron la pieza construida anteriormente (la cuadrada pequeña), y la unieron a uno de los laterales. Cogieron la figura sobrante que realizaron al principio y la pegaron sobre los pies. Colocaron el palo del atomizador en el medio y encima la pieza de corcho. Para la parte delantera hicieron dos cortes, e intentaron hacer como una especie de caja con papel de aluminio para que cayese la bola sobre ese recipiente. Por último, adornaron con temperas, brillantes, etc. Además, adornaron el atomizador también. Para finalizar, colocaron el broche en la parte superior de uno de los cortes de la parte lateral y rellenaron el atomizar con las "bolas mágicas".

La máquina comenzó a funcionar un frío día de noviembre cuando una familia que estaba viviendo en la calle porque habían perdido todo lo que poseían, consiguió recuperar de nuevo su vida anterior. Una vida normal, pero que al final se había convertido en un sueño para ellos.

También ayudó la máquina a los niños que se encontraban ingresados en un hospital, estos chicos con cáncer consiguieron recuperarse plenamente de manera casi milagrosa. Para ellos y sus familiares el sueño se hizo realidad, recuperando la salud perdida.

Una mujer maltratada por su pareja consiguió un sueño, que éste la respetara y la quisiera alcanzando la felicidad.

La lista de personas ayudadas por la máquina al conseguir sus sueños fue infinita y eso nos da pie a creer en los milagros y en aquellas personas buenas que hay en el mundo y que a veces no escuchamos cuando nos intenta ayudar.

Deberíamos mirar más a nuestro alrededor y comprender que la "máquina realizadora de sueños" podemos ser nosotros mismos en un momento dado, puesto que lo que para ti no tiene valor suficiente, para otras personas puede ser eso, un sueño, y entre todos tenemos que ayudar a conseguirlo.


Cuéntame un cuento - "LA CAJA MISTERIOSA", por Mª. Asún Baena Fernández (2º C)

Escrito por ostippobiblioteca 18-05-2016 en Creatividad literaria. Comentarios (0)

Érase una vez en una casa vieja y abandonada, donde nada más que había una caja misteriosa; un día llegaron unos niños que eran muy curiosos y les gustaban mucho las aventuras, entraron en la casa, donde habían varias habitaciones, cada uno fue a una habitación, para ver si vivía alguien o había algo, cada uno fue a un sitio pero no había nada, solo una caja, pero no le dieron importancia. En la caja ponía: "caja misteriosa, si eres valiente ABREME", pero no lo habían visto, hasta que Julia se dio cuenta, se lo dijo a sus amigos y decidieron debatir sobre lo que creían que podía ser, pero se hizo muy tarde y tuvieron que marcharse.

Pasados dos días volvieron a la casa abandonada y se pusieron alrededor de la caja. Cada uno se creía que iba a ser una cosa diferente y para que no permaneciesen con la intriga, decidieron abrirla. Cuando la abrieron dijeron todos ¡woooow!

De la caja salía purpurina de todos los colores, pero de pronto se oyó una voz, no sabían de donde procedía, así que cerraron la caja y empezaron a investigar, pero no encontraron nada. Javier que era uno de los más listos dijo: y si la voz venia del interior de la caja. Todos fueron a la habitación donde se encontraba la caja, la abrieron de nuevo y oyeron otra vez una voz que decía: “SI ERES VALIENTE, SALTA SOBRE LA CAJA”.

Mario era el más valiente y decidió hacerlo. Cuando salto sobre la caja, desapareció entre una nube azul. Todos muy preocupados y asustados hablaron y dijeron si volvemos a casa sin Mario todos se asustaran, así que vamos a ser valientes y vamos en su busca. Todos saltaron y se metieron dentro de la caja, salían muchas nubes de todos los colores. Cuando todos saltaron la caja se cerró.

Llegaron a un mundo que olía a chucherías y las herramientas estaban construyendo edificios con gominolas. Se quedaron asombrados cuando un martillo se le acerco y les dijo que fueran con é1. Ellos les hicieron caso y fueron con é1. El martillo era muy extraño tenia boca, nariz, manos, piernas, ojos y pelo. El martillo se llamaba pepe. Pepe se los llevo a su casa, allí estaba su hija, que era un destornillador pequeño llamada Rafaela y su mujer, que era una llave inglesa muy moderna llamada Lucy. Estuvieron hablando y preguntando de donde procedían.

Al cabo de una hora, Marta pregunto ala martillo Pepe, que si había visto a un niño como ellos llamado Mario, el martillo le dijo que si, que lo habían secuestrado la herramienta más peligrosa de ese mundo, “el clavo embrujado”. Todos dijeron que si sabía dónde vivía, porque tenían que rescatar a su amigo Mario. EI martillo le dijo que si, se lo explicó y les dijo que vivía en un castillo hecho de regaliz negro. Ellos fueron a rescatarlo. En ese mundo, no existían coches ni nada que contaminase, sino que los transportes eran esponjitas de colores que volaban, les decías donde querías ir y ellas te llevaban. Ellos le dijeron que los llevase al castillo de regaliz negro, la esponjita los llevo, los soltó en la puerta se fue. Los niños estaban muy asustados, porque el castillo tenía muy mala pinta. Había muchos árboles que hablaban y de ellos salían conguitos negros malignos, los cuales le indicaron por donde tenían que pasar para entra al castillo.

Les dijo:

1º, Tenían que abrir la puerta vieja y oxidada que nunca nadie pudo abrir.

2º. Si conseguían abrirla, tenían que pasar por un camino lleno de líquidos apestosos, hasta llegar a un bosque oscuro.

3º. Pasar ese bosque oscuro corriendo.

4º. Cuando salieran del bosque, habría una puerta gigante, donde tenían que decir la frase que estaba indicada.

5º. Si la decían correctamente, la puerta se abriría y habría unos duendes, que los llevarían al interior del castillo.

ADVERTENCIA: SI VEIS A VUESTRO AMIGO POR EL CAMINO, NO INTENTAR RESCATARLO.

Ellos muy val ¡entes, dijeron que sí, que ellos harían lo que les dijeron. Los niños intentaban abrir la puerta vieja y oxidada, pero claro no tenían suficiente tuerza como para empujar y abrirla. A Lucía se le ocurrió trepar por la puerta hasta llegar al otro lado. Todos le hicieron caso y lo hicieron. Pasaron la puerta y comenzaron a andar, de pronto les vino un olor muy desagradable y recordaron la segunda cosa que les dijeron los conguitos negros, “si conseguían abrirla, tenían que pasar por un camino lleno de líquidos apestosos, hasta llegar a un bosque oscuro”, y así fue, pasaron y llegaron a un bosque lleno de árboles vivientes, pasaron corriendo muy asustados.

Consiguieron llegar a una puerta gigante, donde ponía: “ábrete”, todos lo dijeron y la puerta se abrió.

Detrás de la puerta había dos duendes verdes. Comenzaron el camino, y se encontraron a su amigo Mario atrapado con unas cadenas, pero no podían rescatarlo.

Llegaron al castillo y entraron. En una habitación se encontraba "el clavo embrujado", se acercaron a él y empezaron a preguntarle cosas y él le conto su historia. Luis se dio cuenta de que el clavo embrujado tenía un cristal negro clavado en la espalda, se lo dijo a todos sus amigos y dijeron vamos a quitárselo, para ver qué pasa.

Se lo quitaron, pego un grito y salió humo negro.

Al cabo de unos minutos el castillo recobro vida y el clavo maligno, ya no era maligno, ya era un clavo normal.

Ellos sorprendidos le preguntaron por el cristal negro que tenía antes clavado en la espalda, el clavo se lo conto.

Al cabo de una hora, fueron en busca de su amigo Mario y lo rescataron. El clavo les dio las gracias por todo y les pidió disculpas por haber raptado a su amigo. Los niños aceptaron sus disculpas y se despidieron.

Salieron del castillo y llamaron a las esponjitas de colores para que los llevase a casa del martillo pepe. Llegaron a su casa y les dieron las gracias por todo y les dijeron que como se salía de aquel mundo. El martillo les dijo, que cual era la frase que ponía en la caja. Ellos les dijeron que ponía: “si eres valiente ábreme”. El martillo les dijo que para salir de aquel mundo, tenían que decir la frase del revés y al contrario: "emerba, etneilav sere is". Se despidieron y los niños dijeron esa frase, cuando la dijeron desaparecieron de aquel mundo y volvieron al mundo real saliendo de la caja.

La cerraron y se fueron a su pueblo. Iban andando para sus casas y por las calles vieron que había carteles que ponían su nombre, una frase y un número de teléfono, la frase ponía: “niños desaparecidos, si alguien los encuentra llamen al número indicado”.

Se quedaron sin palabras. Se oyó unas voces que decían sus nombres, ellos corrieron en busca de sus familiares. Los encontraron, se dieron abrazos, muchos besos... cada uno de ellos se fue con sus familiares a sus casas. La gente preguntaban que donde habían estado, que habían hecho... ellos se lo contaron y todos fueron felices.

¡FIN!