Blog de ostippobiblioteca

Blog de la Biblioteca del IES Ostippo, de Estepa.

Aquí vamos a publicar la convocatoria de los eventos organizados por la Biblioteca y los mejores trabajos salidos de la imaginación de los alumnos del IES Ostippo.

MENTE INCOMPRENSIBLE, de Sara Zambrana

Escrito por ostippobiblioteca 04-11-2016 en Concurso Relatos Terror. Comentarios (0)

Mente incomprensible.

«La mente es nuestro mayor tesoro, pero este tesoro es incognoscible. Nadie puede saber lo que hay dentro; por lo tanto no es seguro que confiemos en quien llega a despertar nuestras sospechas, en quien intuimos que esconde pensamientos oscuros, en quien llegado el caos se alegra, en quien disfruta del horror. No te dejes embaucar por personas así, ni siquiera les tengas piedad, porque si bajas la guardia, tu vulnerabilidad será el arma que utilicen contra tu propia alma.» Estas eran las palabras que mi madre me dedicaba cada vez que sospechaba de mí. Estoy seguro de que te preguntarás por qué motivos una madre desconfiaría de su propio hijo. Eso no fue siempre así, no antes de acabar en la cárcel a punto de ser ejecutado.

Al principio el problema eran los otros. Mi querida ingenua madre me sobreprotegía, debió ser porque nunca llegó a tener más hijos. Le daban miedo las malas influencias. Pensaba que era fácil de manipular, y como no aceptaba a mis amigos aprendí a buscar otras formas de entretenerme. Pasé por varias fases: juguetes, juegos de ordenador, mascotas temporales... Hasta que finalmente encontré lo que realmente me llenaba: el cine. Me encantaba ver películas; misterio, intriga, osadía, terror…, todo cuanto veía me causaba fascinación. Pero, todo tiene excepciones. Había algo que no soportaba en aquellas obras maestras: los efectos especiales. Seguramente volverás a preguntarme, la mente también es curiosa. Tienen un defecto, y es que por mucho que pretendan engañarnos, se ve perfectamente que no es real. Me ofende que pretendan hacerme creer que han asesinado a un hombre con un simple bote de pintura roja. Pero, la vida no siempre te decepciona, encontré una película que, aunque no llegaba a ser realista al cien por cien, llegaba a rozar la perfección. Esta es, Holocausto caníbal. Seguramente habrás oído hablar de ella, pero para asegurarme de no oír una profanación ante la remota posibilidad de que no sepas de que estoy hablando, nos ahorraremos un momento incómodo y te diré lo buena que es. Es una película de terror que afortunadamente prescinde de usar muchos efectos especiales. Lo lamentable es que sólo lo hace con animales, todas las personas (al parecer) salen ilesas. Ojalá llegue el día en que se descubra qué pasó realmente con la mujer colombiana. Me gustaría que confesaran de una vez que el empalamiento fue real aunque me frustra la ignorancia y el desconcierto de las personas que llegaron a demandar al director. Saberlo antes de morir, sería un grandísimo consuelo.

No solo era mi película favorita, sino que llegó a ser mi inspiración. Fue entonces cuando decidí ser director de cine. Cuantos géneros para elegir, misterio, thriller, acción… Todos ellos eran buenos, pero no excepcionales. Necesita algo potente, algo que acabase con la insoportable falsedad de ciertas escenas (que antes me producían rabia que admiración). Y entonces un día vi la luz. El Zeus de todas las escenas de terror: las películas snuff.

Sé lo que debes de estar pensando, fue injusto que me encarcelasen. ¿Cómo pueden castigar a un hombre que crea arte? Ni siquiera me dejaron distribuirla. Mi gran obra maestra fue quemada junto a las otras que en sus tiempos se realizaron (y se creen que pueden engañarnos de nuevo diciendo que no existen). Me costó mucho esfuerzo y tiempo rodarla. El mayor problema fueron los actores. No sabes lo frágil y débil que es el cuerpo humano. Me resultó dificilísimo conseguir que aguantasen las puñaladas y golpes, sobre todo los niños. Pero, pese a estas dificultades conseguí finalizarla. La colgé en la red y en pocos días conseguí muchísimos seguidores (gente sabia de verdad). Pero mi ingenua madre, mi traidora y querida madre lanzó el ordenador contra el suelo y quiso que yo lo viera. Las palabras que en un momento me excusaban de problemático, se contradijeron y pasaron a calificarme como un asesino, un insolente y lo que más de dolió, me llamó psicópata. Me llamó psicópata… ¡a mí! Me costó reaccionar después de escuchar esta falacia. ¿Cómo se atreve a insultar mi mente? ¿Cómo se atreve a menospreciar mi tesoro? ¿Cómo puede destruir ante mis ojos todo lo que me hace ser? Solo pude hacer una cosa. Decidí compensar la pérdida de mi película (inaccesible por su culpa) rodando otra escena. Con muchísima furia cogí mi cámara, amarré a mi indefensa, ingenua y querida madre a mi potro de tortura y con uno de los cristales de la rota pantalla de mi ordenador me vengué por la pérdida. Hice justicia. Su insolencia debía ser castigada.

El rodaje de mi nueva obra maestra tuvo una parte agradable, y un final infeliz. Lo bueno fue que sus estruendosos gritos fueron captados por el objetivo de mi cámara, lo malo, fue que ellos mismos fueron la causa por lo que los ignorantes me metieron en este frío agujero.

Ahora sabes por qué estoy aquí. Sin embargo, no debes frustrarte ni apiadarte de mi alma. La muerte no me asusta. Al contrario, me produce intriga. Siempre he envidiado a mis actores y me he preguntado cuanto de resistente puedo llegar a ser. Me gusta la sangre, espero que mi cuerpo se empape de la mía propia… ah… y asegúrate de que haya un espejo delante de mí. Sé que se niegan a grabarlo, pero insiste en que no se puede desaprovechar una ocasión así. Me has caído bien, incluso a pesar de que tus colegas sean ignorantes. Tienes un trabajo envidiable, ahora me doy cuenta de que fui iluso al elegir grabar películas. Debí de escoger ser verdugo en las ejecuciones. No me mires así amigo, sabes que tengo razón. Tiene gracia, podrían haber sido mis compañeros de trabajo. Quiero conocerlos. Hazme un último favor y abre mi celda. Aunque aún no sea la hora quiero que hagas tu trabajo antes de tiempo. Me hace ilusión conocer a gente que comparte mis mismos gustos.

Cuéntame un cuento: "LA GRAN INVENCIÓN", por Ana María Reina Caballero

Escrito por ostippobiblioteca 09-06-2016 en Día del Libro. Comentarios (0)
CUENTO: “LA GRAN INVENCIÓN”

Hace unos años, en un pueblo medieval llamado Villahermosa vivían personas de distintas clases sociales. Una de ellas, la más conocida e importante eran los Montalbo, formada por un matrimonio y sus cuatro hijos, dos hijas y dos hijos. Así mismo, vivían en el mismo pueblo una familia pobre, los Villalba formada por un padre viudo y su hija Irene. El padre a pesar de lo pobre que era, le gustaba fabricar toda clase de inventos con objetos desgastados que él conseguía por la calle. Su hija Irene, trabajaba de empleada para la familia Montalbo, ella a pesar de no tener estudios, ni tener lo que deseaba, era feliz ayudando a su padre. Un día, Juan y su hija Irene estaban en su pobre casa cenando, cuando él le dijo que quería fabricar otro invento, que se hiciera conocido y que fuera de utilidad. Ella al ver a su padre tan ilusionado le apoyó. Juan se pasó varias semanas pensando en algo que fabricar, que diera la vuelta al mundo por su éxito. En el almuerzo, él encontró la idea de aquel invento que tanto tiempo llevaba buscando: un objeto que sirviera para orientar a los hombres cuando montaban a caballo por los alrededores, un objeto que indicara donde estaba el norte, sur, este y oeste. El hombre se pasó varios meses fabricando aquel extraño objeto formado por una ligera aguja que gira sobre el eje y que se logra orientar en una dirección gracias al campo magnético, éste le puso el nombre de brújula. Se pasó los siguientes días, casa por casa para vender aquel objeto, pero no resultó. La única esperanza que le quedaba era ir a la casa de la familia Montalbo, para ver si algunos de los dos hijos quisieran comprarla. Al abrir el portalón, el joven Eduardo vió a un hombre con ropa pobre que traía algo en sus manos, aquel muchacho lo dejó pasar y le preguntó qué a que debía su visita. Juan le estuvo contando su historia, cómo funcionaba y todos los mecanismos que tenía aquel objeto tan pequeño. A Eduardo le gustó tanto aquella historia que decidió comprarlo, y pagarle una gran cantidad de dinero por aquella brújula. Aquella noche, el joven Eduardo le enseñó aquel maravilloso mecanismo a su padre, pero éste le dijo que eso no iba a funcionar y que le había engañado. É l no le hizo caso y siguió pensando en que sí funcionaba. Al cabo de una semana, Eduardo tuvo que hacer un largo viaje a caballo hasta la ciudad más cercana. Durante el viaje, hubo una tormenta y Eduardo y los demás hombres se desorientaron, él se acordó de la brújula que servía para orientar a las personas con ayuda del sol. Entonces al sacar aquel objeto, la fecha se puso a dar vueltas hasta que le señaló el norte, la dirección a la que tenían que ir. Pasada una semana, Eduardo y hombres volvieron a Villahermosa. Al llegar, él fue corriendo a decirle a su padre lo que había pasado. El padre se quedó asombrado con aquella historia que le había ocurrido a su hijo. El padre al ver el gran invento que había fabricado Juan, le hizo una propuesta, él le construiría un taller donde poder seguir trabajando con sus inventos además del reconocimiento ante todo el pueblo por aquel extraordinario invento. Y así sucedió, al cabo de una semana fue el reconocimiento por aquel trabajo, vendió muchas brújulas para los hombres que montaban a caballo y así, gracias al dinero que ganó, pudo vivir en una casa más acomodada y darle dinero a su hija para sus estudios. Así, la brújula llegó a ser uno de los mejores inventos reconocidos en el mundo ese año.


Cuéntame un cuento: "UN PADRE Y UNA MAQUINA DE COSER", por Belén García (3º A)

Escrito por ostippobiblioteca 02-06-2016 en Creatividad literaria. Comentarios (0)

UN PADRE Y UNA MAQUINA DE COSER.

Todo comenzó en una bonita ciudad de Alemania donde habitaba una pequeña familia la que poseía mucho dinero y poder sobre esa ciudad tan grande llamada Berlin.

Aquella familia constaba de cuatro personas, un padre, su mujer, un niño llamado Tomy y una niña llamada Lucía y a la que también llamaban la pequeña Lucy.

Este chico de 15 años era alto, delgado, moreno y de ojos verdes aunque tenía un defecto y era que no le gustaba estudiar y menos aun la tecnología y los mecanismos.

Tomy crecía y crecía y cada año que pasaba le iba mejor en la vida ya que poseía mucho dinero y era adorado en toda la ciudad.

A los diecisiete años conoció a una chica bellísima y bastante lista de la que se enamoro perdida mente e intento conquistarla de todas las maneras posibles. Al tiempo esa chica comenzó a fijarse en el y los dos juntos empezaron una relación de novios a los que le fue genial ya que se casaron a los cinco años después.

Un día de primavera sin esperarlo la chica le dijo a su esposo que iban a ser padres de una chica preciosa. El hombre fascinado se quedo sin palabras y la abrazo con todas sus fuerzas.

Nació la niña a la que le pusieron Helena y cada día era más guapa y alegre.

Al cumplir siete años Helena le pidió a su padre una maquina de costura echa por el.

El padre al principio creía que era un simple capricho y le hizo mucho caso pero veía como la chica cada día le preguntaba que si lo había acabado.

Tomy al ver a su hija tan entusiasmada se puso manos a la obra y busco en internet la manera de hacerla y encontró que tenía que hacer un cigüeñal. Hay se dio cuenta que todos esos años de tecnología los había desaprovechado.

Día a día ese padre enamorado de su pequeña le pudo construir una maquina de coser con mucho trabajo y esfuerzo.

Al fin logro acabar esa maquina de coser pintada de rosa con una flor a cada lado y de la que estaba tan orgulloso por la dedicación y entusiasmo que le había puesto.

En ese momento en el que a su hija le salió una gran sonrisa

se dio cuenta de que todos esos años perdidos habían sido un gran error y de que un padre por una hija va al fin del mundo aunque le cueste la vida.


Respuestas creativas: "¿POR QUÉ EL CIELO ES AZUL?, por Piedad Guerra

Escrito por ostippobiblioteca 30-05-2016 en Creatividad literaria. Comentarios (0)

¿POR QUÉ EL CIELO ES AZUL?
Muchos nos preguntamos porque el cielo es azul, he aquí una historia muy antigua que nos dará una respuesta. Hace muchísimos millones de años, el cielo era tan blanco como las paredes de nuestras casa. Ya existía Hera, una diosa muy hermosa conocida por Zeus, el dios que engloba todos los poderes. Hera era la esposa de Zeus. Un día, mientras Zeus estaba en su casa, Hera salió a pasear y vió cómo el cielo estaba tan blanco que ni las nubes se podían apreciar. Ésta amaba el color de sus ojos, el azul claro. Fue entonces cuando se le ocurrió pedir a su amado que como muestra de su amor hiciera que el cielo se convirtiese en el color de sus ojos, ya que además era su color preferido. Tan ilusionada estaba que salió corriendo hasta su casa para contárselo lo antes posible. A Zeus le pareció tan buen idea que tan sólo en un minuto lo logró. Su pensamiento fue que cada vez que mirase el cielo se acordaría de su gran amor y que cualquier persona del mundo recordaría el amor que ambos se tenían.

Respuestas creativas: "¿POR QUÉ LAS NUBES SON BLANCAS Y ESPONJOSAS?", por Carmen Alfaro

Escrito por ostippobiblioteca 30-05-2016 en Creatividad literaria. Comentarios (0)

¿Por qué la nubes son blancas y esponjosas?

Hace muchos años, el matrimonio más importante de dioses, Zeus y Hera, se compró un gran colchón blanco y esponjoso. A los dos, les encantaba aquel colchón, por su comodidad y por lo bien que descansaban en él.

Un día, una pobre campesina se dio cuenta de que dicho colchón tapaba la luz del sol a su huerto, por lo tanto, todos sus frutos y vegetales se estaban secando.

Entonces, la campesina decidió acabar con el cómodo colchón y planeó que esa noche, mientras los dioses dormían, rompería aquel colchón con la ayuda de una gran lanza que ella misma fabricó.

Y así fue, cuando los dioses estaban durmiendo, la campesina arrojó la lanza y el colchón se rompió en pedazos. De esa manera, el cielo quedó cubierto con varios trozos blancos y esponjosos de colchón, a los que los humanos le llamamos nubes.